Prefijos y sufijos en los apellidos italianos

Tal como se explica en la Enciclopedia Treccani, los apellidos italianos están formadas por una palabra de base (un nombre, un apodo, una profesión, un topónimo), con el agregado de una variedad de sufijos, de prefijos y la intervención de fenómenos lingüístico-fonéticos (aféresis, apócope, metátesis, etcétera).

Ya hemos hablado en otras notas del origen, significado y clasificación de los apellidos italianos; ahora veremos uno de los motivos de su variedad.

Los sufijos

Existe una gran variedad de sufijos en el idioma italiano y a los nombres muchas veces se le agregaban estos sufijos (en singular y plural) que otorgaron una particularidad al apellido derivado de los mismos. Pero, muchos apellidos, principalmente por la evolución lingüística, han perdido su “transparencia”, y la función que en sus orígenes tuvieron los sufijos a veces ya no se percibe. Los sufijos más comunes entre los apellidos italianos son:

  • Diminutivos: in, -ini, -ino, -etti,- etto,- allo, -illo, -ello
  • Aumentativos: -one, -acco, -occo, -ucco, -accio, -aso, -asso, – ico, -isio, -isso, -izzo, -azzo, -ione
  • Peyorativos: accio, -astro,- aglia, -aldo, -azzo
  • Vezzegiativo (peyorativo que pudo usarse en forma afectiva): -otto, uccio.  -ucci
  • Indicadores de procedencia: -ani, -ano, -ese, -esi, -eri, -ieri, – engo, -ingo, -esco, -isco
  • Indicaciones de profesión: aro, -tore

También es posible encontrar en los apellidos italianos combinaciones de dos sufijos del tipo -ino + -ello. Por ejemplo:

  •  Pontellini = ponte + elli + ini.

De allí resultan apellidos como: Albertinello, Albertonino, Antognazzino, Guglielminetto, Marconcino, Marcuccillo, Martinazollo, Pertuccello, Petroccello, Petruzzello, Petruzziello, Brugnettini, Brunelleschi, Chiaruttini, Coluccini, Cortelletti, Magnanini, Martinazzoli, Petruzzelli, Pontellini, Rinuccini, Silvestrini.

Fenómenos lingüísticos que intervienen en la formación de los apellidos italianos

La gran variedad de apellidos italianos deriva de la cantidad de sufijos, de prefijos y de la costumbre italiana, también típica de la Edad Media, de reducir la cadena fónica, quitando sílabas a los nombres.

Esta quita de letras o sílabas a los nombres pudo realizarse de tres maneras diferentes:

  • aféresis: pérdida de un sonido al comienzo de una palabra
  • apócope: pérdida o desaparición de uno o varios fonemas o sílabas al final de algunas palabras
  • metátesis: cambio de lugar de los sonidos dentro de la palabra

Otra alteración manifiesta en los apellidos es el vezzeggiativo (o afectivo, llamado también hipocorístico), que se forma con la adición de sufijos y con otros fenómenos, tales como la supresión de sílabas.

Hipocorístico es la modificación fonética (generalmente una abreviatura) de un nombre personal, son aquellos apelativos cariñosos, familiares o eufemísticos usados para suplantar a un nombre real. Se caracteriza porque las palabras son sometidas a cierta deformación, siendo muchas veces apócopes, aféresis o diminutivos del nombre propio verdadero. Especialmente, el término hipocorístico alude a las abreviaciones y modificaciones que sufren los nombres propios en la lengua familiar.