Cédulas de identidad policial

Cédulas de identidad policial

Continuando con los registros históricos que contienen información de nuestros antepasados, nos ocuparemos de las cédulas de identidad policial.

Buscando el lugar de nacimiento del antepasado en archivos policiales de las provincias

Investigar en los archivos de la Policía puede ser un recurso interesante y una buena fuente de información, permitiéndonos conocer el lugar de nacimiento de nuestro antepasado, ya sea argentino o inmigrante.

En la República Argentina existen la Policía Federal (con sede en Capital Federal y las provincias) y a su vez cada provincia tiene su propia división de policía. Nuestro antepasado puede tener antecedentes en la policía si:

  • Obtuvo la cédula de identificación de la Policía Federal o de una Policía Provincial. En ese caso debió presentar documentación que acreditara su identidad. Esta es una buena fuente de información cuando no se conoce el lugar de nacimiento de nuestro antepasado, sobre todo si era inmigrante. Estas cédulas se requerían para el cobro de pensiones, jubilaciones, etc. por parte de inmigrantes no naturalizados argentinos. También en algunas provincias la cédula de identidad se requería para inscribir a un niño o joven en algunos niveles del sistema educativo. Algunas provincias «obligaban» a los extranjeros no nacionalizados a gestionar este tipo de cédulas como documento de identidad. al hacerlo se generaba un pequeño expediente que puede contener una gran variedad de datos.
  • Solicitó un certificado de buena conducta, en cuyo caso se originó un pequeño expediente con datos personales.
  • Solicitó una certificación de domicilio, con iguales posibilidades que en el caso anterior.
  • Participó o fue víctima de un delito, en cuyo caso puede existir un expediente con importante información.
  • Solicitó un permiso de tenencia o portación de armas. Algo muy común si nuestro antepasado vivió en medios rurales puesto que se necesitaban armas para proteger al ganado de los animales salvajes y aún para la caza.

¿Dónde buscar estos documentos?

En el caso de residir en el interior del país, para obtener este tipo de información es conveniente acercarse a la delegación de policía más cercana a su domicilio para informarse. Es posible que se nos remita a la Jefatura Central de la Policía Provincial. En algunas provincias este tipo de documentación se conserva en los Archivos Provinciales. También puedes buscar en las delegaciones de la Policía Federal de cada provincia.

Cédulas de identidad de las policías provinciales
«Prontuario» generado al momento de gestionar la cédula de identidad ante la Policía de La Pampa, por mi bisabuelo Vittorio Perugini

Una experiencia buscando cédulas policiales provinciales

A continuación se transcribe la experiencia de Silvia Mouz, quien colaboró en este artículo:

» La rama de mi mamá es directamente catalana, pero un hermano de ella no había nacido en Cataluña sino en Galicia, no sabíamos dónde. Pero a mi se me ocurrió ir al Archivo de la provincia de Salta, donde él se crió. En el archivo encontraron su ficha del año 1927, cuando solicitó la «cédula de identidad de la provincia». Con la ficha localizaron su expediente. En el expediente estaban todos sus datos de nacimiento, lugar donde había sido bautizado, y aunque no lo crean una foto de él cuando era jovencito!!.

El tema son las cédulas provinciales, que se gestionaban en las policías provinciales, fueron un documento de uso corriente, antes del documento único de identidad. Al gestionar dichas cédulas – yo lo hice a la edad de 12 años – había que presentar la partida de nacimiento; en el caso de mi tío parece ser que presentó la de su bautismo al inscribirse en el colegio secundario.»

Cédulas de Identidad Policial y DNI

Antes de la instauración del DNI, existía la llamada libreta de enrolamiento. Como su nombre lo indica, este documento de identidad oficial tenia como objetivo identificar a los varones con el solo objeto de enrolarlos para el servicio militar. Se trataba de que, llegados a la edad adecuada todos lo varones estuvieran en condiciones de ser reclutados para el servicio militar obligatorio.

A partir de la reforma electoral de 1912 se ordenó la confección de un nuevo padrón electoral sobre la base del registro de enrolamiento del padrón militar (el listado de las personas que tenían que cumplir el servicio militar obligatorio), tarea a cargo del Poder Judicial. La identificación del votante se aseguró con las impresiones digitales y con una foto. Con el uso del padrón militar se hizo más difícil la adulteración de los registros. Así, la Libreta de Enrolamiento se convirtió en el principal instrumento de ejercicio cívico.

En ese entonces, las mujeres no necesitaban estar documentadas, toda vez que no prestaban servicio militar, no considerándoselas aptas para el mismo por su condición de mujer. El documento de identidad femenino (conocido mas tarde como libreta cívica en Argentina) es de aparición muy posterior a la libreta de enrolamiento, coincidiendo la misma con el reconocimiento de derechos electorales a la mujer, en 1948. Muy posteriormente, en la Argentina, ambos documentos fueron reemplazados por el actual DNI.

Por lo tanto, no existía un documento específico que identificara a las personas, de allí que para realizar algunos trámites se requiriese este tipo de cédulas de identidad policiales provinciales, que continúan usándose y expidiéndose en la actualidad. Estas cédulas podían ser extendidas a ciudadanos argentinos o extranjeros.