Registros parroquiales

Cuando se habla del inicio de la obligación de realizar los registros parroquiales se comienza siempre haciendo referencia a las disposiciones emanadas el 11 de noviembre de 1563 durante la XXIV sesión del Concilio de Trento, dedicada a la «Reforma del matrimonio». Si bien el año 1563 constituye un hito oficial que marca un antes y un después, en muchas de las diócesis italianas los registros sacramentales más antiguos son anteriores a esta fecha, aunque no por mucho. El Concilio de Trento fue un concilio ecuménico de la Iglesia Católica Romana desarrollado en períodos discontinuos durante 25 sesiones, entre el año 1545 y el 1563. Tuvo lugar en Trento, una ciudad del norte de la Italia actual. Durante el mismo se trazaron los lineamentos de las reformas católicas (luego conocidas como Contrarreforma). 1
Si no creó, el concilio estableció como obligatorios los registros parroquiales. 2

Los archivos parroquiales son una fuente importantísima de información desde 1562, cuando el Concilio de Trento establece la obligación de realizar una especie de “contabilidad” de fieles, referida al suministro de los distintos sacramentos de la iglesia.
Por decisión del Concilio de Trento, en la segunda mitad del siglo XVI se hizo obligación de las parroquias tener (y por lo tanto redactar y conservar) todos los documentos relativos a la vida religiosa de la comunidad, esto incluía los registros de bautismos, matrimonios y muertes.
Siendo Italia un país tradicionalmente católico, es importante también conocer como está organizada la Iglesia Católica.
Podemos realizar un esquema sencillo, de esta manera:

Arquidiócesis
Diócesis
Parroquias

En las parroquias se labraban las actas de bautismo, matrimonio y defunción, desde finales del siglo XVI y por disposición del Concilio de Trento. Los libros se escriben por duplicado, guardando una copia en la parroquia, mientas que la segunda copia era remitida a los archivos diocesanos.
Puedes optar por pedir la documentación que te interesa a las diócesis o a las parroquias, pero usualmente las diócesis ofrecen mayores posibilidades de comunicación, como el e-mail, fax, etc.

Con el curso de los siglos la cantidad de documentos recogidos en estos archivos se ha vuelto enorme.
Prácticamente cada uno de nosotros armándose de paciencia podría reconstruir su propio árbol genealógico hasta fines del siglo XVI. En efecto, si las diferentes parroquias comenzaron a llevar sus registros en los primeros años de 1600, es posible que se hallen registros de matrimonio y de muerte de personas nacidas hacia fines del 1500.
A menudo los registros disponibles en las parroquias comienzan a fines del año 1700, ya que la desidia, las guerras y los saqueos han obligado a los sacerdotes, después de un cierto número de años (o siglos) a enviar todo el contenido de sus archivos a la Curia.
Los Archivos Diocesanos tienen por principales encomiendas conservar y difundir los fondos históricos documentales de la Diócesis respectiva, y muchas veces se conservan en ellos documentación relacionada con la vida y la historia de una región, por eso se los llama Archivio Storico Diocesano.

Show 2 footnotes

  1. Concilio de Trento. Wikipedia, 2012 Disponible en Internet en: http://es.wikipedia.org/wiki/Concilio_de_Trento
  2. ERMANNO LOEVINSON, La costituzione di papa Benedetto XIII sugli archivi ecclesiastici: un papa
    archivista (Contributo alla archivistica dei secoli 16° – 18°), Gli Archivi Italianni, Rivista trimestrale di
    archivistica e di discipline ausiliari. Roma, Año III, Fascículo 3, Julio-Setiembre de 1916