Apellidos Italianos: los toponímicos

Apellidos Italianos: los toponímicos

Ya hablamos sobre el origen de los apellidos italianos, ahora veremos una de sus clasificaciones: los toponímicos.

Apellidos italianos derivados de nombres de lugares

En la lengua italiana, como en muchas otras lenguas, un gran número de apellidos coincide con topónimos o gentilicios, se considera que un 35 % de los apellidos italianos se encuadran en esta clase. Según Caffarelli 1, esta situación se puede atribuir a:

  • los topónimos resultan muy útiles en el momento de diferenciar para identificar a las personas,
  • la importancia que se daba al origen de un foráneo en comunidades normalmente pequeñas y cerradas, en una realidad social y política como la italiana, extremadamente fragmentada y parcelada,
  • porque el patronímico (o matronímico) resultaba inadecuado para la función identificativa necesaria dentro de la comunidad; evidentemente, ninguno de los miembros de la comunidad podía conocer al padre y a la familia del nominado.

Se pueden diferenciar varios subgrupos entre los toponímicos, donde el apellido:

  • concuerda con el topónimo
  • se corresponde con el plural de un topónimo
  • está formado por preposiciones y artículos más el topónimo
  • conc con un grupo étnico
  • coincide con características geográficas o construcciones humanas típicas de un territorio
  • representa particularidades asociadas a los habitantes de un lugar

El apellido concuerda con el topónimo o alguna de sus variantes

Se trata de apellidos que surgieron como consecuencia de las migraciones. El lugar tenía que ser conocido por la comunidad que aplicaba el toponímico. Por lo tanto al individuo que provenía de villas cercanas se le aplicaba el nombre de la villa, si provenía de una ciudad, región o país más remoto, se usaba un nombre más general.

Muchos de estos apellidos adquirieron la forma oficial moderna del topónimo, otros conservan la  forma dialectal y también existen otros apellidos que se corresponden con topónimos desaparecidos en los registros oficiales.

Esta forma de apellidos es la que ha prevalecido en la Lombardía y Sicilia. Algunos ejemplos: Besan (de Besana),  Brambilla (del valle de Brembana en Bergamo), Crippa (frazione de la comuna de Sirtori en la provincia de Como, el topónimo indica un lugar donde se extraía canto rodado). También Messina, Salerno, Napoli, Palermo, Parodi (de Parodi Ligure), Catania, Randazzo (Catania), Viganò (Lecco), Milano, Patti(Messina), Lentini (Siracusa), Ragusa y Milazzo (localidad de Messina).

Los toponímicos se formaban también agregando un sufijo a la terminación del nombre del lugar de donde provenía la persona. Ese sufijo indica el origen del individuo. Por ejemplo:  Anconetani (de Ancona),  Recanatesi (de Recanati),  Mantovani,  Fanesi,  Bolognesi.  La aplicación de este tipo de toponímicos dependía de la importancia económica, cultural, etc. de los centros poblados.

Apellidos que se corresponden con el plural de un topónimo

Estos apellidos son comunes en las regiones de Lombardia, Emilia Romana, Toscana, Umbría y Le Marche. Algunos ejemplos entre los más frecuentes son: Locatelli (de Locate en Bergamo pero también como sinónimo de bergamasco = oriundo de Bergamo, por su gran difusión en la provincia), Molteni (de Molteno – Lecco), Galbiati (de Galbiate – Lecco), Vailati (de Vailate – Cremona), Barzaghi (de Barzago – Lecco), Cislaghi (de Cislago – Varese), Albizatti (de Albizate), Bardelli (de Rardello), etc.

Apellidos formados por un topónimo precedido de una preposición

Ya mencionamos que una variedad de prefijos, sufijos y otros fenómenos lingüísticos dieron lugar a una gran variedad de apellidos italianos. Veremos el caso específico de los topónimos.

Un topónimo precedido por la preposición «de»

A veces los toponímicos está precedidos por las preposiciones da, de o di o en la forma contraída del, della, dello, que indican de manera más explícita una relación de procedencia, origen o cualquier tipo de relación entre el portador del nombre y el topónimo. La preposición puede estar unida al nombre o separada. También en este caso la variedad es muy amplia.
Ejemplos: Da Milano, Damilano, De Napoli, Di Napoli, Denapoli, Di Bari, Dibari, De Lucca, Dipadova.

La mayoría de estos apellidos son más frecuentes en regiones alejadas del territorio del topónimo. Según Caffarelli 2, existe una suerte de «especialización territorial» según las características morfológicas de los apellidos:

  • la fórmula Da +  topónimo es la menos frecuente y aparece, sobre todo, en el Norte de Italia. Ejemplos: Da Como, Da Milano, Da Parma, Da Venezia
  • la contracción Dal es típica de la zona trentina y en el Norte del Véneto, mientras que Del es típica del área véneto-friulana.
  • la fórmula De + topónimo es sobre todo meridional pero no muy frecuente. Ejemplos: De Bari, De Capua, De Ceglie, De Corato, De Napoli, De Naro, De Ruvo, De Sarno, De Taranto, De Troia y, entre los que se refieren a topónimos del Centro del Norte de la península: De Padova, De Padua,De Roma, De Sena, De Siena, De Venezia.
  • la fórmula Di + topónimo es la más frecuente  y es típica del Sur de Italia. La tercera parte de estos apellidos hacen referencia a topónimos de Puglia, por ejemplo: Di Bari, Di Bisceglie, Di Bitetto, Di Bitonto, Di Brindisi, Di Canosa, Di Ceglie, Di Corato, Di Foggia, Di Gravina, Di Lecce, Di Maglie, Di Modugna, Di Mola, Di Molfetta, Di Monopoli, Di Rutigliano, Di Ruvo, Di Seci), Di Taranto, Di Terlizzi, Di Trani, Di Troia, Di Vieste, etc. El resto hace referencia a topónimos sicilianos, por ejemplo: Di Gaccamo, Di Leonforte, Di Modica, Di Naro, Di Naso, Di Noto, Di Palermo, Di Patti, Di Rosolini, Di Sclafani, Di Trapani, etc., de Campania, por ejemplo: Di Capua, Di Flummeri, Di Napoli, Di Nocera, Di Nola, Di Palma, Di Sessa, Di  Somma, Di Vietri, etc. Otros hacen referencia a topónimos de la Basilicata: Di Marsico, Di Tolve, Di Venosa, Diviggiano, etc., de Abruzzo: Di Campli, Di Pentima, Di Scanno, Di Schiavi, Di Vasto, etc.;  y en menor medida, calabreses y del Sur del Lazio: Di Carpegna, Di Nepi, Di Norcia, Di Padova, Di Pisa, Di Roma, etc.
  • en las formas compuestas Del / Della + topónimo, predominan los indicadores toponímicos genéricos, por ejemplo: Della Valle, Della Torre, Della Rocca, Della Porta, Del Monte.
  • la forma Del + topónimo es especial, ya que el topónimo adquiere una connotación étnica, en apellidos como Del Pistoia, Del Pisa, Dellucca, Del Perugia, Del Siena (y también Del Puglia, Del Francia), no se hace referencia a una ciudad o región sino al antepasado del que lleva el apellido, al que llamaban «el Pistoia», «el Pisa», «el Lucca», etc. Un ejemplo femenino es Della Venezia. 
  • En unos casos la preposición se ha unido totalmente o parcialmente con el nombre del lugar dando origen a apellidos como Daidone, Deidone (del topónimo Aidone), Daquino (Aquino), Dascoli (Ascoli), Daggiano (Aggiano), Dalcantara (Alcantara), DAvigo (Vigo), Danzi (Anzi), Datena (Atenas).
  • En cuanto a las fórmula  D’+ topónimo, su distribución es más variada, y hay casos en los que el topónimo pertenece al Centro o Norte de Italia pero el apellido se encuentra en el Sur. De  Puglia resultan D’Acquarica, D’Ostuni; de Sicilia: D’Alcamo, D’Alcantara, D’Alessandria (de Alessandria della Rocca en la provincia de Agrigento), D’Aragona, D’Avola; de Calabria: D’Acri, de Campania: D’Aversa; de Abruzzo: D’Orsogna, D’Ortona; o de Lazio: D’Alatri, D’Aquino; y en otras regiones de Italia central: D’Ancona, D’Arezzo, D’Assisi y  del Norte: DAzeglio, DAzzano, Dazzan, Dudine (de Udine).

Un topónimo precedido por la preposición «a»

Se trata de un fenómeno raro, poco estudiado y típico del Noroeste de Italia. Por ejemplo: Accossati (de Cossato, Biella), Accusani  (de Cusano, actualmente Cusano Milanino, en la provincia de Milano); Abbracchio (de Bracchio en Piamonte), Abrignani (del frecuente topónimo piamontes y lombardo Brignano); Accossano (de Cossano, en Piamonte), Accastelli (de uno de los tantos lugares con nombre Castello); Accorneri (asociado a una de los tantos nombres de lugar que contienen la palabra Cornero, lugares donde abunda la planta del cornejo), Arecco de Recco (Génova), etc. En algunos apellidos las preposiciones da y a se fusionan; por ejemplo: en los apellidos Dapporto, Dappozzo, Dassasso, etc., compuestos con porto (puerto), pozzo (pozo), sasso (roca).

 Apellidos precedidos del prefijo s-

El prefijo s- se utiliza generalmente para reforzar el topónimo de origen y en ocasiones con sentido peyorativo. Ejemplo: Sbergamo, Sbergami (de Bergamo), o Scarmagnani (de Carmignano di Brenta, Padova). 3

Un topónimo más los artículos -la, le, li, lo

Se trata del caso más raro y menos estudiado pero comprende un número importante de apellidos. Entre los más conocidos podemos una serie de apellidos nacidos en el Sur de Italia, en una zona que se podría llamar «el tacón de la bota». Algunos ejemplos:

Legrottaglie,  Delle Grottaglie (de Grottaglie, Taranto), Lotito (de Tito, Potenza), Lenoci y Linoci (del pueblo Noci, Bari),  Lapetina (de Petina, Salerno), Lovaglio (de Vaglio Basilicata, Potenza), Lopizzo (de Pizzo,  Vibo Valentia), La Gioia (de Gioia del Colle, Bari) .

También existe la combinación artículo +  apellidos de residencia. Por ejemplo: La Rocca, La Torre, La Porta, La Marca.

El apellido concuerda con un grupo étnico

En este caso los topónimos también presentan frecuentes variaciones fonéticas, debidas a fenómenos dialectales:

  • apócope (pérdida) de la última vocal en algunas zonas del Norte de Italia.
    Por ejemplo: en Veneto y en Friuli-Venezia Giulia: Trentin (del Trentino)Paviot (de Pavia), Mestriner (de Mestrino, Padova)Cargnel (de Carnia), Feltrin (de Feltre, Belluno),  Canevot (de Caneva, Pordenone), Trevisan (de Treviso), Padovan (de Padova), Furlan (friulano), Visentin (de Vicenza), Venezian (veneciano),  etc.4
  • cierre de las vocales átonas (no acentuadas) en el siciliano y en otros dialectos meridionales.
    Por ejemplo: Puglisi (de Puglia), Leccisi (de Lecce), Scaliseli (de Scalea, Cosenza), Marsalisi  (de Marsala, Trapani) Rannazzisi (de Randazzo, Catania), Narisi(de Naro, Agrigento), etc.
  • variaciones morfológicas derivadas de la utilización de distintos sufijos, según la lengua de referencia.
    Por ejemplo -esu en dialecto sardo: Fonnesu (de Fonni, Nuoro), Maresu (de Villamar, Cagliari), Lucchesu (de Lucca).
    Con el sufijo -otto de origen griego, en el Sur de Italia, encontramos Capizzoto (de Capizzi, Messina), Pulizzotto (de Polizzi Generosa, Palermo), Minioto (de Mineo, Catania).
    Con el sufijo -ito, también griego: Messiniti (de Messina), Palermiti (de Palermo), Catanzariti (de Catanzaro), Paterniti (de Paternò, Catania).
    Con el sufijo : Calabrò (calabres), Messinò (de Messina), Castrignanò (de Castrignano dei Greci, Lecce), Pisanò (de Pisa).
  • Con el sufijo -eo: Messineo, Missineo (de Messina), Crotoneo (de Crotone), Cataneo (de Catania),
    Raguseo (de Ragusa).

De ahí que de un mismo adjetivo étnico puedan coincidir varios apellidos. Por ejemplo: de Lipari, en las islas Eólicas: Liparese, Liparense, Liparini, Lipariotto, Lipareo, Liparitano, Liparuoto, Liparesi, Liparini, Lipariti, Liparotal, Liparotil, Liparuli, Liparulo; Leparulo, Liperotali, Liperotti.  5

En Italia, los más topónimos más frecuentes son: Romano, Greco y Lombardo, con todas las variantes dialectales y la adición de sufijos y prefijos. También Sorrentino (de Sorrento, Napoli), Catalano, Calabrese, Mantovani, Napolitano, Pugliese, Albanese, Pisano, Pavan (forma antigua y dialectal por padovano), Romagnoli, Genovese, Tarantino, Tedesco (alemán) y Cosentino (entre los primeros 300 nombres de familia italianos por frecuencia).

Coincide con la geografía o construcciones típicas de un territorio

Otros apellidos remiten al asentamiento en una determinada población o en sus alrededores y refieren a una especie de «microtopografia», esto es: la precisa localización del domicilio, próximo a lugares fundamentales en la vida de la comunidad. El apellido es un referente habitual, un punto del espacio habitado bien conocido por todos y fundamental para la orientación diaria como el pozo, el horno, la fuente, la puerta de la muralla, el castillo, la iglesia y así sucesivamente. En este tipo son frecuentes los nombres de familia como:

  • Porta, Della Porta, La Porta, derivado de puerta, se aplicaba a quienes vivían en cercanías de las puertas de acceso a las villas o pueblos. También Posterla: puerta de entrada al burgo.
  • Volta: «almacén con bóveda» y «almacén de mercancías».
  • Strada: para identificar a quienes vivían muy próximos a la calle o camino principal de la población.
  • Canonica, Chiesa y Baserga: aplicado a quienes vivían cerca de iglesias, basílicas, etc.
  • Ghirlanda: parte de la muralla que rodeaba y fortificaba una localidad.
  • Cantone: «esquina del pueblo»;
  • Dafont : desde el fondo del pueblo ;
  • Costa: referido a las pendientes de las colinas;
  • Riva referido al lago o Canale referido al curso de agua más próximo;
  • Pedevilla al pie del pueblo;
  • Cavenaghi del cavenago o pisadero de uvas;
  • Otros ejemplos: Fontana  (fuente), Villa,  Sala,  Monti,  Castelli,  Piazza.

El topónimo se asocia a la idiosincracia

Algunos topónimos eran asociados a ciertas particularidades y a la idiosincrasia de los habitantes del lugar y en función de las mismas se aplicaban a las personas. Por ejemplo:

  • Lombardo, que en general se definía como “italiano del Norte”, también se asociaba con: banquero, usurero.
  • Greco, relativo no solo a los habitantes de Grecia, sino a toda «la otra orilla del Adriático», incluidos, por ejemplo, los albaneses, también se otorgaba a todo aquel que fuese cristiano de rito greco-bizantino y, a una persona «lista, astuta, ladrón, que tiene dos caras».
  • A Raguseo, el habitante de Ragusa se le asociaban: avaro, usurero, berrinchudo, etc.

Las grandes ciudades

Del nombre de las ciudades italianas más pobladas e históricamente importantes, se han formado apellidos que se identifican con todas o casi todas las categorías arriba mencionadas. Por ejemplo:

  • De Milano surgieron los apellidos: Milano (en el Sur), Milani (en la zona de Milano, Torino, Bologna y Veneto). Con el agregado de la preposición da: Da Milano y Damilano (piamontesas) los poco frecuentes De Milano y Demilano y Di Milano (Napoli).
    Del tipo étnico: Milanese (en Piamonte, Liguria, Milano y Roma); Milanesi (Milano y Lombardia y norte), Milanesio (con sufijo típicamente piamontés) en la provincia de Cuneo.
  • De Napoli surgieron: Napoletano (siciliano y del Sur en general), Di Napoli, Dinapoli, De Napoli, Denapoli. Napolitano, Napolitano, Napoletani.
  • De Pisa surigeron: Pisani, Pisano, Pisan (Véneto), Pisanu (Cerdeña),  Da Pisa (de Puglia), De Pisa (Roma), Di Pisa (Palermo), Del Pisa (norte de la Toscana).

Apellidos como Pisano o Toscano son muy comunes en Sicilia y Claudio Bossio 6  lo explica a partir de un fenómeno de migración interna: las familias italianas del medioevo no buscaban fortuna (como suele decirse) desplazándose del sur al centro-norte. Más bien, dado que Sicilia era unas de las áreas más ricas y productivas de Italia, eran bastante numerosos los grupos familiares que se mudaban hacia el sur de la Toscana o de la costa de Lucca (famosa por estar infestada de malaria). Y así, el difundidísimo apellido lombardo Bergamini recuerda a los vaqueros bergamascos que descendieron de los valles alpinos al Valle del Po y Aquilani a los habitantes de Abruzzo que se mudaban a Roma para trabajar en las cañerías.

Algunos apellidos estudiados por Ancestros Italianos

SONCINI – El apellido Soncini podría derivar de un topónimo, es decir un nombre de lugar, indicando el lugar de donde provenía la familia. Por ejemplo, podría ser un apellido dado a una persona que provenía de la comuna de Soncino, en la provincia de Cremona, en la región Lombardía al Norte de Italia. En la segunda mitad del 1400 se refugiaron en la comuna de Soncino, huyendo desde Alemania -inquisición-, tres tipógrafos hebreos: Yehoshua, Shelomoh e Gershom Nathan que cambiaron sus apellidos a Soncino dando origen a una importantísima familia de editores e imprenta. Este apellido se encuentra en la Lombardía, pero sobre todo en la Emilia, en Parma y Reggio Emilia. Soncino es un apellido rarísimo: Soncín se encuentra en la zona del Friuli, Venezia, Pavia, Milano. Sonzino es una variante rarísima. Sonzini tiene sus raíces en Varese y Milano (dos provincias de la Lombardía) 7

Show 7 footnotes

  1. Enzo Caffarelli (2006) Apellidos italianos derivados de topónimos: entre distribución territorial e investigación etimológica, aspectos morfológicos, motivaciones históricas y nuevas propuestas clasificatorias. Documentos del «1° Congreso Frei Martín Sarmiento”. Asociación Gallega de Onomástica. http://ilg.usc.es/agon/?s=caffarelli
  2. Enzo Caffarelli (2006) Apellidos italianos derivados de topónimos… Op. Cit.
  3. Dante Olivieri (1924) I cognomi della Venezia Euganea: saggio di uno studio storico-etimologico. Citado por Enzo Caffarelli.
  4. Enzo Caffarelli (2006) Apellidos italianos derivados de topónimos. Op. Cit
  5. Luca Serianni (2009) XXI Secolo. Fare storia della lingua. Enciclopedia Treccani – https://www.treccani.it/enciclopedia/fare-storia-della-lingua_%28XXI-Secolo%29/
  6. Claudio Bossio (2013) Los apellidos italianos – http://puntodincontro.mx/articoli/storiadiparoleitaliane14052013-sp.htm
  7. Ettore Rossoni (2003) Origine dei cognomi – https://web.archive.org/web/20120530020555/http://www.cognomiitaliani.org/cognomi/