Partida del registro civil o partida parroquial, ¿cuál registro elijo?

Partida del registro civil o partida parroquial, ¿cuál registro elijo?

La elección entre partidas parroquiales y del registro civil depende del contexto y del tipo de información que estés buscando. Ambos documentos son importantes para la genealogía y la investigación familiar, pero tienen diferencias importantes:

  1. Partidas Parroquiales:
    • Origen Religioso: Las partidas parroquiales son registros religiosos mantenidos por las parroquias de una iglesia. Contienen información sobre bautismos, matrimonios y defunciones.
    • Periodo Histórico: Estos registros suelen abarcar períodos anteriores a la existencia de registros civiles. En algunos lugares, pueden remontarse a varios siglos atrás.
    • Detalles Religiosos: Además de los nombres y fechas, las partidas parroquiales pueden incluir detalles sobre los padrinos, nombres de los padres y observaciones adicionales de carácter religioso.
  2. Registros Civiles:
    • Origen Civil: Los registros civiles son documentos gubernamentales oficiales y laicos que registran eventos vitales, como nacimientos, matrimonios y defunciones.
    • Periodo Histórico: Los registros civiles suelen haber sido establecidos en fechas más recientes que las partidas parroquiales. Dependiendo del país, pueden comenzar a finales del siglo XIX o principios del XX.
    • Detalles Oficiales: Estos registros suelen contener información más formal y legal, como nombres completos, fechas exactas y lugares de nacimiento, matrimonio o defunción. También pueden proporcionar detalles sobre los padres, cónyuges, testigos y más.

Elección

​La mayoría de los casos los libros eclesiásticos son la mejor fuente de información cuando no existen registros civiles. Sin embargo, si existen registros civiles para la época que se está investigando, es aconsejable consultar éstos primero. El motivo: en las actas de tipo civil es posible encontrar más información que en las de tipo eclesiástico (por ej: lugar y fecha de nacimiento).

La elección también dependerá de las leyes y prácticas de registro en el lugar específico que estás investigando. En algunos casos, ambos tipos de registros pueden ser necesarios para obtener una imagen completa de la historia familiar.

Buscar ambas partidas

De ser posible, es aconsejable tener ambas partidas de un ancestro: la de bautismo y la de nacimiento, porque podemos encontrar datos adicionales que abran la puerta a nueva información (por ej: los datos de los padrinos).

¿Por qué no se pueden considerar a los datos de las partidas parroquiales como datos ciento por ciento exactos?

Porque

  • en esa época no existía la obligación de tener documentos de identidad probatorios, por ejemplo, en algunas actas encontradas figura su sobrenombre (“apodo”) y no su nombre, no se registraba el apellido de la esposa, suele aparecer la barrera del idioma entre el párroco y los feligreses emigrados de distintos países, etc. Estos datos requieren ser tomados como referencia y confrontarlos y reafirmarlos con otras actas, de colaterales, entrecruzando la información.
  • En los registros parroquiales no es tan frecuente encontrar precisiones sobre el lugar exacto de nacimiento del inmigrante. Pero, esta no es una ley absoluta, por lo tanto, vale la pena intentar una búsqueda en estos archivos.

Antes de la sanción de la ley de Registro Civil el acta de bautismo representaba nuestra “carta de identidad” y demostraba nuestra existencia. Pero actualmente debemos ser inscriptos en el registro civil.

Ante la eventualidad de no localizar una partida del registro civil, las actas parroquiales pueden sernos muy útiles.

No es una regla, pero generalmente las partidas de tipo civil contienen más información que las religiosas (lugar de nacimiento de los esposos, por ej.) Las partidas de nacimiento de una persona y las de matrimonio son más confiables que las de defunción, por el hecho de que la persona declarante es la protagonista del evento, en el caso de una muerte, generalmente son familiares o empleados de empresas fúnebres quienes prestan declaración.